Colección Alandar, Editorial Edelvives, marzo 2012.
Recomendado a partir de 12 años.
Fotografía de cubierta: Thinkstock

White Raven 2013

Sus ojos se fijan en los músculos del cuello para tantear el asalto, y el placer de la sangre la embiste de nuevo. Anticipa el crujido de los huesos, la carne desmembrándose en la boca, y siente que necesita matar, tanto como el aire que respira. La víctima reacciona en el último segundo. Salta adelante sin pensarlo. De haberlo hecho, ya no viviría. En esta vertiginosa aventura, a la manera de una road movie, nos llegan las voces salvajes de la naturaleza con una intensidad extraordinaria. Y tú, ¿qué eres? ¿Cazador o víctima?

Leer el primer capítulo

Reseñas:

 

  • “Hasta terminar de leerla, nunca había podido imaginar que esta novela dedicada a describir la lucha cotidiana de los animales de la sabana africana por sobrevivir pudiera ser tan adictiva y absorbente, que pudiera leerla con el mismo interés con el que lo haría si se tratara de una historia de acción protagonizada por un cazarrecompensas y un fugitivo”, Revista babar, leer más+

  • “Esta, la vida” es un libro muy original y muy cuidado, y sí, los autores han querido plasmar la realidad de la vida mediante un juego de lucha y supervivencia entre un leopardo hembra y un impala… Muy, muy recomedable. Un libro juvenil diferente.”, Menudo castillo, leer más+

  • “Puede que Esta, la vida no sea el libro juvenil que solemos leer o que nos encontramos en la mesa de novedades. No sólo por sus protagonistas, sino por su originalidad y calidad narrativa. Puede que al haberse publicado en una colección de prescripción pase desapercibido, pero desde El Templo te animamos a que te adentres en la sabana, siguiendo a los pasos del antílope y el leopardo.”, El templo de las mil puertas, leer más+

  • Esta, la vida es una obra que apuesta por lo mejor y tiene la calidad suficiente como para ser digna de todo mi respeto.”, Revista Cultura y ocio, El tiramilla, leer más+

Traducciones:

Italiano

Questa, la vita

Loescher Editor

Traducción: Lia Ogno

  •